Con acento hispano

Presentarse campechanamente como si se estuviera en casa, en familia, sin saber idiomas tiene el riesgo de quedar uno como los indios siux y su inefable “how” para saludar al Séptimo de Caballería. Ni que decir tiene que Angela esperaba de Mariano un comedido “Pleased to meet you”. Y algo parecido debió sentir Rajoy antes de saludar a Merkel a lo que debían sentir los pieles rojas cuando se enfrentaban con sus flechas a los soldados yanquis pertrechados con sus rifles de repetición, sobre todo, cuando se te ha olvidado maquillarte con las pinturas de guerra.

Así es que tras deslizar en los medios de comunicación afines, en los días previos al encuentro, que acudiría a la cita solícito y valiente dispuesto a demandar a la gobernanta de Europa una moratoria de mínima flexibilidad en el objetivo de déficit para 2012 marcado para España – el 4,4% – el frío invernal berlinés debió arrugar su voluntad inquebrantable y todo quedó en “lo que tú digas Angela porque uno no puede gastar lo que no tiene”. Y es que ya se sabe que uno no debe pasar revista a las tropas a cuerpecito gentil para lucir palmito a dos grados bajo cero en la húmeda ciudad del Spree.

null

El resumen de la primera reunión entre la Canciller y el nuevo presidente español es que nadie se atreve a salirse del guión rígido del ajuste duro y severo merkeliano, que nadie se atreve a amorcillar siquiera una frase original a los márgenes de los recortes, por más que cada vez sea más evidente que esa política unidireccional nos está sumiendo en la recesión sl tiempo que supone el desmantelamiento de nuestro Estado del bienestar. Ningún gobernante tiene el arrojo necesario para plantar cara al desastre y decir basta al emprobrecimiento del concepto público de la política. Prefieren administrar miseria de la cosa pública y convertirse en una suerte de orden mendicante ante los ciudadanos a los que recortan derechos mientras les subem los impuestos (p.ej. primeros meses de acción de gobierno del Partido Popular en España).

Tenía Rajoy, sin embargo, buenas razones para plantarse ante Merkel. Incluso uno de sus dos ministros económicos – en esa suerte bígama de dirigir la economía que tiene el presidente – el de Hacienda, Cristóbal Montoro, había anunciado la imposibilidad de cumplimiento del objetivo de déficit este año y, por ende, pidió arnica o lo que se dice de un poquito de por favor a los que mandan en el euro. Tenía Rajoy nada menos que 5.273.600 poderosas razones, las del número de parados españoles para tratar de hacer otra política. Pero al escuchar el “very well” de Angela trató de ganarse sus favores susurrándole al oído promesas de austeridad, con el sonido de fondo de gaitas por supuesto gallegas.

Caminaron de la mano física y tácticamente Angela y Mariano,se juraron fidelidad doctrinal eterna y de nuevo la Canciller hizo un amigo para siempre, dócil y sumiso rendido a los encantos de la Dama de Hormigón Armado. Funcionó la química – que para algo ella se licenció en esa ciencia – y el presidente español se volvió a su país dispuesto a poner rostro de circunstancias al día siguiente a los dramáticos datos de la Encuesta de Población Activa del año 2011. Como si lo del empleo no fuera con él volvió a las preocupaciones de moda generadas por la moderna versión de la Inquisición que representan hoy las agencias de rating y, en este caso Ficht, degradara dos peldaños la nota de solvencia de España.

Confiemos, pues, que esta incipiente amistad llena de desparpajo y aderezada con las habituales brumas retóricas del presidente Rajoy – de puede que sí o no – dé los frutos anhelados y para cuando superemos los seis millones de parados no nos echen del euro si en vez de registrar un déficit público del 4,4% nos hemos quedado en un ramplón 5%. La pena es que para entonces probablemente el verdadero déficit, el déficit de lo público, lo que es de todos y es para todos, nos habrá dejado el catálogo de servicios básicos en sanidad – es decir una salud de mínimos – y una educación sin educadores. Y para entonces también, ni siquiera podremos demandar a nuestros gobernantes en segunda instancia porque no tendremos dinero para pagar la tasa del ministro Gallardón. O sea, lo dicho Angela, que estamos “very well”.

null

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn1
Author :
Print