Con acento hispano

Japón sufre con dignidad su tragedia mientras los mercados especulan miserablemente con su reconstrucción. El país del Sol Naciente ha sufrido la mayor tragedia de su historia desde el lanzamiento sobre Hiroshima y Nagasaki de las bombas mundiales en 1945. Cifras abrumadoras de víctimas, más de 15.ooo entre muertos y desaparecidos, unido a la crisis creada por las fugas radiactivas de la central nuclear de Fukushima, componen un paisaje de drama y desolación que no puede dejar insensibles nuestras conciencias de seres humanos. Ante tanto dolor la población japonesa está dando al mundo un ejemplo de dignidad y decoro, al enfrentarse al terremoto, al tsunami y a la alarma de radiación, con orden, disciplina, sentido del deber y de la solidaridad. Incluso las muestras de penar se inscriben en una cultura que interioriza las expresiones hasta niveles que a veces desde otras lejanas latitudes nos resulta difícil entender. Rostros marcados por el estoicismo, largas filas de ciudadanos silenciosos esperando su turno para recibir alimentos y medicinas son las imágenes que nos deja una catástrofe natural que se ha combinado con el reto a la seguridad de una obra del hombre como es una central de energía nuclear.

A una respuesta de tanta altura en compostura de una población desolada, los mercados han contrapuesto la actitud más miserable de que son capaces y a la que por desgracia nos tienen acostumbrado en los últimos años. La especulación no concede tregua en su carrera hacia la avaricia inconsciente. Da igual que mueran miles de nipones y otras tantas miles de familias busquen desesperadamente a sus desaparecidos. Los buitres carroñeros que manejan a su antojo los mercados, con el amparo de unas agencias de rating que han perdido todo tipo de decoro, se han encargado de proporcionarnos el espectáculo más bochornoso de la tragedia. Atacaron despiadadamente al yen, haciéndolo caer hasta niveles del final de la II Guerra Mundial. Hundieron la Bolsa de Tokio y su índice Nikkei tratando de hacernos creer que la economía japonesa se desplomaría con la misma inercia que lo hicieron sus viviendas en las costa del Pacífico asoladas por olas de más de diez metros. Compusieron toda una teoría del horror del sol naciente con un único objetivo: forzar la intervención del Banco Central de Japón y otras reservas de países occidentales y con ello elevar la prima de riesgo y los tipos de interés de los bonos de su deuda. Cuando más importante resultaba que la comunidad internacional apoyara a Japón con algo más que la típica solidaridad de cooperación mendicante, los mercados sembraban dudas sobre su capacidad para recuperarse y sobre los riesgos que su central nuclear resquebrajada podía suponer al mundo.

null

Lo más alucinante de este espectáculo de podredumbre de guante blanco y camisas de cuellos duros, es que han tratado de cebarse con un país cuya historia se ha forjado en los últimos siglos a base de milagros económicos. La economía de Japón es la tercera mayor a nivel mundial, tras Estados Unidos y China. La cooperación entre el gobierno y las industrias, la costumbre japonesa del trabajo duro y el dominio de la tecnología han llevado a Japón al éxito económico del que volvían a disfrutar hoy, tras concluir la última década del siglo pasado con escasos niveles de crecimiento. Los sectores estratégicos de la economía japonesa, como es ampliamente conocido, son los productos manufacturados y tecnología, sobre todo los vehículos, artículos electrónicos e industria del acero. Sin embargo la agricultura en Japón es bastante ineficiente y falta de recursos, según los estándares actuales, y recibe muchos subsidios del Estado. El sector de las finanzas está desarrollándose mucho en la actualidad debido en gran parte a su moneda, el yen que es la tercera más transada tras el dólar y el euro.

Tras 40 años de un crecimiento económico constante y a veces espectacular, la economía japonesa no creció de manera significativa durante el decenio de 1990, situación revertida desde 2003, año desde el cual la economía volvía a crecer significativamente. Se puede afirmar que la economía japonesa ha sido sin lugar a dudas el fenómeno económico de la segunda mitad del siglo XX. Este éxito fue el resultado de un control exhaustivo de las importaciones, una inversión muy elevada en el interior y una política de exportación muy agresiva dirigida por el poderoso Ministerio de Comercio Internacional e Industria. El resultado es un Producto Interior Bruto de más de 5 billones de dólares y una balanza comercial positiva de más de 100 mil millones de dólares. Los principales socios comerciales de Japón son: Estados Unidos, China, Malasia, Tailandia, Corea del Sur, Alemania y el resto de los estados miembros de la Unión Europea. Pero el dato más concluyente sobre la fuerza de la economía japonesa es que Japón es hoy el segundo país con mayor equidad de ingresos per cápita.

A este gigante en capacidad de crecimiento y productividad se han enfrentado los mercados especulativos. ¿Cómo podemos entender esa falta de confianza otrora impensable? La especulación no respeta ya a nada ni a nadie porque los mercados han perdido sus valores. Se han convertido en meros mercaderes afectados por la crisis financiera. Si las entidades financieras ya no saben conceder el valor de las cosas, porque sus activos ya no superan a sus pasivos, solo les queda el pobre recurso de fomentar la inseguridad económica y sembrar una y otra vez la desconfianza en los mercados. Todo vale a fin de salvar la banca y las bolsas no son más que meros elementos clonados de sus miserias. Ya no funcionan como “mercados de valores” porque no sabemos el valor de nada. Ponen precio a las cosas sin tener en cuenta el valor de las mismas, lo que verdaderamente ha costado pensarlas, diseñarlas y producirlas.

Sin embargo, no tengo duda de que se están equivocando quienes juegan así con el futuro del mundo, especialmente en el caso de Japón. La sola imagen del pueblo nipón sufriendo ordenadamente su tragedia debería hacernos comprender su capacidad de reconstrucción. Si bien este accidente ha sido devastador, el cálculo más alto de sus costes es de 300.000 millones de dólares, y la mayoría de los analistas lo sitúa más bien en 200.000 millones de dólares. Esta cifra equivale solo al 4% de la actividad económica japonesa y al 1% de la riqueza del país. Y otro dato debiera reconvenir a los agoreros de su catástrofe, cuanto peor le vaya a Japón peor nos irá a todos. Allí se producen muchos de los eslabones de la cadena de producción mundial, que ahora estén parados y que sea por mucho tiempo puede suponer pérdidas muy importantes para el suministro de la industria mundial. Si la globalización consiste en la teoría del “sálvese quien pueda” imperará la ley de la selva, exactamente lo contrario de lo que se perseguía conceptualmente abriendo el mundo a la movilidad de personas, comercio y capitales. Si la globalización nos lleva a tratar de empobrecer una familia japonesa que llora en su intimidad la muerte de sus seres queridos, que me paren el mundo que prefiero bajarme.

Mi agradecimiento al inductor de la idea de este post y de su título, mi gran amigo Miguel Rico.

null

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Author :
Print

Comments

  1. Estrategia para Invertir en Bolsa
    En la Bolsa de Valores de Estados Unidos se pueden encontrar empresas con un desempeño fantástico, de eso no hay duda
    Como lo puede ver en este articulo:
    Ganancia de Apple sorprende a Wall Street. Apple Inc informó el lunes resultados mayores a los esperados debido a que las ventas del iPhone y de las Mac alcanzaron máximos trimestrales, lo que impulsó un aumento de sus acciones del 6,7 por ciento.Las acciones de Apple subieron por encima de los US$200, a un nuevo máximo histórico, después del cierre del lunes.
    Las acciones subían a US$202,61, o un 6,7%, después de crecer brevemente por encima de su máximo histórico de US$202,96.
    Fuente: americaeconomia.com
    Publicado: 19 de octubre de 2009
    Pero también, ¿cuántas veces ha escuchado usted que las acciones de X o Y empresa se desplomaron en la Bolsa de Valores de Estados Unidos?
    Prácticamente, esta es una historia que se repite semana tras semana…
    No importa que la economía se encuentre estable o que estemos en recesión. Siempre van a existir empresas que en un trimestre determinado presentan malos resultados financieros y sus acciones se ven afectadas con una baja considerable en su cotización.
    Los títulos de General Motors se desplomaron debido a una rebaja de recomendación de Goldman Sachs la acción cerró a 10.77% a 11.43 dólares, después de negociarse cerca de sus niveles mínimos. Las acciones de General Motors Corp. se negociaron en la jornada a niveles no vistos desde diciembre de 1974 a medida que eran afectadas por una rebaja de recomendación de Goldman Sachs, que mencionó la posibilidad de que la automotriz deba recaudar más capital con el fin de enfrentar el descenso en su nivel de efectivo.Fuente: cnnexpansion.com
    Publicado: Jueves, 26 de junio de 2008 a las 10:02
    Entonces la pregunta es, ¿cuál será la siguiente empresa que verá caer el valor de sus acciones? ¿Acaso será en la que usted piensa invertir el día de mañana al invertir en bolsa?
    Ud. No tiene porque correr ese Gran Riesgo, ya sabe que EXISTE una FORMA mas SEGURA de INVERTIR en la Bolsa de Valores
    Es una forma muy fácil de invertir en bolsa, solo tiene que saber llenar un simple formulario de apertura de operación con muy pocos datos que solamente los copia de un reporte y la operación de compra ya queda automáticamente enviada al Mercado.
    Solamente le demorara como mucho 5 minutos!
    Y podrá obtener MAXIMAS GANANCIAS, PROTEGIENDO su CAPITAL y su Vida será muy tranquila, sin grandes sobresaltos por tener arriesgado su capital sin ningún tipo de Cobertura.
    Se puede sentir seguro al invertir en bolsa de que el mercado de valores nunca pero nunca lo va a castigar cuantiosamente y sin embargo, le permitira aprovechar esos momentos de suba para que al invertir en bolsa su dinero se vaya incrementando notablemente.

    Alejandro Tugender
    ¨Experto en Inversiones sin riesgo¨
    Invertir en bolsa sin riesgo
    http://www.invertirenbolsasinriesgo.info

Comments are closed.