Con acento hispano

Desde la irrupción de la crisis económica mundial en 2009, las perspectivas de América Latina han ido mejorando respecto al conjunto de las economías de la OCDE. Si bien es cierto que la crisis afectó seriamente a los países latinoamericanos con la caída en picado de la demanda de bienes y servicios de la región, el volumen de las exportaciones se redujo un 3.5%, y el PIB descendió cerca del 1.8%, sin embargo, pese al gran nivel de integración de América Latina en los mercados internacionales y el escaso crecimiento en 2009, varias economías de la región mostraron una notable resistencia ante la crisis: reaccionaron relativamente bien en comparación con otras economías del mundo y revirtieron la tendencia de decrecimiento rápidamente. Además, las previsiones de crecimiento son bastante alentadoras comparadas con las de las economías de la OCDE.

En particular, dos factores externos explican estos buenos resultados: la rápida recuperación de China y su demanda de productos básicos, y la oportuna intervención monetaria de la comunidad internacional. Pero la resistencia observada durante y después de la crisis fue fruto también de una mejor gestión macroeconómica interna: estabilidad de los precios, balances agregados fiscales y externos equilibrados, y, en algunos países, capacidad para adoptar medidas fiscales contracíclicas. En conjnto, las predicciones de CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas), sitúan el crecimiento de la región para el 2011 en un 4.5% – se prevé que Estados Unidos crezca un 2,3% y la Unión Europea un 1,7% -. Respecto a los principales Estados de la región, se espera que la economía de Brasil crezca un 4,6% en el 2011, en tanto, el Producto Interno Bruto (PIB) de México aumentaría un 3,5%, el crecimiento de Argentina se ubicaría en 4,8% y Perú cerraría el 2011 con un 6%. Venezuela crecería un 2% y Chile, una de las economías más sólidas de la región, aceleraría el ritmo de crecimiento hasta alcanzar un 6% el próximo año.

null

Políticamente el año 2011 se presenta estable pero con citas electorales de enorme trascendencia en alguna de las grandes potencias de la región. Habrá elecciones presidenciales en Haití (enero), en Perú (abril), en Guatemala (septiembre), en Argentina (octubre) y en Nicaragua (noviembre). No menos trascendentes serán los comicios a gobernadores de Estado en México, todo un proceso de primarias de cara a las elecciones presidenciales de 2012, que se desarrollarán a lo largo de todo el 2011, especialmente las que se celebrarán en julio en México D.F (Estado de México), donde el gobernador del PRI, Enrique Peña Nieto se juega buena parte de sus opciones a ser presidente al año siguiente. Por su parte, Brasil verá arrancar el mandato de su nueva presidenta, Dilma Rousseff, la heredera de Lula da Silva, que se enfrentará a la compleja labor de organizar unos Juegos Olímpicos y unos Campeonatos del Mundo de Fútbol con lo que esto supone de necesaria erradicación previa de mafias, corrupción e inseguridad en el país. En Colombia, el presidente Santos en su segundo año de mandato deberá hacer posible los deseos mayoritarios de que el año 2011 se convierta definitivamente en el año de la paz y el cese de la actividad violenta de las FARC y de los grupos paramilitares. Por su parte, Hugo Chávez, convertido en la rara avis de la región gobernará por decreto, con un parlamento electo opositor silenciado, durante todo el año. Mientras Cuba, otrora el régimen comunista referente, de la mano de Raúl Castro y según sus propias palabras “está obligada a cambiar, o rectificamos pronto al borde del precipicio o nos hundimos”.

Haití, el único Estado fallido de la región, debe celebrar el 16 de enero la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en medio de una gran incertidumbre y tras una año 2010 marcado por el potente sismo de enero, que dejó 250.000 muertos, y en medio de una epidemia de cólera que ha causado más de 2.400 fallecidos.Además, los resultados de la primera vuelta fueron cuestionados por Michel Martelly, que quedó tercero y, por lo tanto, fuera del balotaje. En principio, esa segunda vuelta deben disputarla la ganadora de la primera, Mirlande Manigat, y quien acabó segundo, el oficialista Jude Celestin, apoyado por el actual presidente René Preval. Perú, al igual que Haití, seguramente deberá celebrar una segunda vuelta, pues para las elecciones de abril cuatro candidatos llegan muy igualados: Luis Castañeda y Alejandro Toledo reúnen en torno al 25% de la intención de voto, Keiko Fujimori el 20% y Ollanta Humala el 11%. Además, habrá que estar muy pendiente de la evolución de las candidaturas de Mecedes Araoz, del gobernante APRA, y de Pedro Pablo Kuczinski, quien ha logrado conformar en torno a sí una amplia coalición de fuerzas que van desde la izquierda al centroderecha. El duelo enfrenta a las opciones que apuestan por mantener el actual modelo político-económico (Toledo y Castañeda) y quienes aspiran a cambiarlo de una manera u otra (sobre todo Humala y, en cierto sentido, Keiko).

En septiembre serán los comicios presidenciales en Guatemala, donde todo apunta a que habrá también segunda vuelta. El oficialismo, que encarna el partido UNE y su actual presidente Álvaro Colom, estaría representado por la actual primera dama, Sandra Torres de Colom. En la oposición sobresale la figura de Otto Pérez Molina que lidera las encuestas de intención de voto, pero que en 2007 fue derrotado por el actual presidente cuando su propuesta de “mano dura” contra la inseguridad sólo caló en la capital. Pero si en un país es evidente la polarización, ése es Nicaragua, donde el 6 de noviembre habrá elecciones presidenciales. Una polarización que se da entre el candidato oficialista a la reelección, el sandinista Daniel Ortega, y sus rivales de centroderecha: Arnoldo Alemán y Fabio Gadea. Pero la propia oposición está muy dividida y polarizada pues Gadea, apoyado por Eduardo Montealegre, y Alemán se enfrentan por monopolizar el voto antisandinista. Alemán cuenta con el apoyo de su partido el Liberal y Ortega aspira a ganar en primera vuelta si consigue llegar al 35% con 10 de diferencia sobre la dividida oposición. El empresario radial nicaragüense Fabio Gadea encabeza la llamada Alianza Unidad Nicaragüense por la Esperanza (UNE) que agrupa al Movimiento Vamos con Eduardo, al Movimiento Renovador Sandinista, la facción del Partido Liberal Independiente que lidera Indalecio Rodríguez, el movimiento Liberales por un proyecto de nación y la Unión Ciudadana por la Democracia que conforman 14 organismos no gubernamentales, una facción del Partido de la Resistencia, y el Movimiento de Unidad Conservadora.

Todo son incógnitas para las elecciones presidenciales en Argentina del 23 de octubre. Aún no se sabe si Cristina Fernández de Kirchner será la candidata del oficialismo dado que el candidato natural, Néstor Kirchner, falleció en septiembre de 2010. De todas formas, la última reunión de la Presidenta con los prohombres del Partido Justicialista deja claro que ella será la candidata, algo que desde el oficialismo se está ya pregonando. Tampoco se sabe aún quién será el candidato de la principal fuerza opositora (la alianza que forman la UCR y el Partido Socialista): Julio Cobos, Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz aspiran a ese liderazgo. Igualmente, el peronismo disidente antikirchnerista está muy dividido sobre su táctica a seguir y sobre un eventual candidato presidencial. El año acaba con el ex presidente argentino Eduardo Duhalde, lanzando su precandidatura a las presidenciales de 2011. Por ahora, sólo parecen claras las candidaturas de Elisa Carrió (que fuera candidata en 2003 y 2007) y del izquierdista Fernando Pino Solanas.

null

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Author :
Print

Comments

  1. Sólo una pequeña corrección: México D.F. no es parte de, o el mismo que el Estado de México. El Districto Federal es distinto y una entidad política separada del Estado de México, a pesar de que son contiguos.

  2. Gracias Patrick por la corrección, las elecciones trascendentales son las del Estado de México cuyo gobernador es el político del PRI, Enrique Peña Nieto.

Comments are closed.